NFARMER

¿Cuántos litros de agua debemos beber al día?

¿Cuántos litros de agua debemos beber al día? Durante los últimos años han surgido muchos estudios para dar una respuesta clara a esta pregunta, pero, la realidad es que nuestra necesidad de hidratarnos depende de muchos factores, incluyendo nuestro estado de salud, lo activos que somos y dónde vivimos.

Aunque ninguna fórmula única se adapta a todos, saber más sobre la necesidad de fluidos de nuestros cuerpo nos ayudará a estimar cuántos litros de agua debemos beber al día.

Beneficios del agua para la salud

El agua es el componente químico principal de nuestro cuerpo y representa alrededor del 60% del peso corporal. Cada sistema de nuestro cuerpo depende del agua. Por ejemplo, el agua vacía las toxinas de los órganos vitales, transporta los nutrientes a sus células y proporciona un ambiente húmedo para los tejidos del oído, la nariz y la garganta.

La falta de agua puede producir deshidratación, un problema que se produce cuando no tenemos suficiente agua en nuestro cuerpo para llevar a cabo las funciones normales. Incluso una deshidratación leve puede reducir nuestra energía y hacernos sentir cansados.

¿Cuánta agua necesitamos?

Cada día perdemos agua a través de su respiración, transpiración, orina y movimientos intestinales. Para que nuestro cuerpo funcione correctamente, debemos reponer nuestros suministro de agua consumiendo bebidas y alimentos que contengan agua.

Según explica la nutricionista Juana María González, lo correcto es beber un mililitro por cada kilocaloría de energía consumida. La nutricionista explica que esto equivale a  35 mililitros por kilo de peso. Por ejemplo, si pesáramos 80 kilos, la cantidad de agua recomendada sería en torno a los 2,800 litros; y si pesáramos 60 kilos deberíamos beber alrededor de 2,100 litros de líquido al día.

Sin embargo, esto no quiere decir que tengamos que estar todos el día rellenando y bebiendo botellas de agua de un litro. Y es que, además del agua, el cuerpo recibe otros aportes de hidratación muy importantes.

Las frutas como la sandía, el melón o la manzana, también nos aportan una gran cantidad de fluidos a nuestro cuerpo.