Deepwater Horizon

La destrucción de Deepwater Horizon

La Deepwater Horizon fue una plataforma petrolífera de perforación en aguas ultra profundas, posicionada dinámicamente y semisumergible propiedad de Transocean. Fue construida en 2001 en Corea del Sur por Hyundai Heavy Industries, la plataforma fue encargada por R & B Falcon (un activo posterior de Transocean), registrado en Majuro y arrendado a BP desde 2001 hasta septiembre de 2013. En septiembre de 2009, la plataforma perforó el pozo petrolífero más profundo de la historia a una profundidad vertical de 10 683 m en el campo petrolífero de Tiber, en el bloque 102 de Keathley Canyon, aproximadamente a 400 km al sureste de Houston.  El 20 de abril de 2010, durante la perforación del pozo de petróleo Macondo, un estallido incontrolable causó una explosión en la plataforma que mató a 11 tripulantes y encendió una bola de fuego visible desde 64 kilómetros de distancia. El incendio fue inextinguible y, dos días después, el 22 de abril, el Horizonte se hundió dejando el pozo en el lecho marino y causando el mayor derrame de petróleo en aguas de los Estados Unidos.

La Deepwater Horizon en llamas.

Debido a la localización de la plataforma en el golfo de México, compartido por Cuba, México y Estados Unidos, el daño se extendió por una zona extremadamente amplia. Los primeros impactos del derrame se localizaron en las marismas de la desembocadura del río Misisipi, con la aparición de numerosas especies marinas muertas o desorientadas. Los daños al negocio de la pesca en el área de Luisiana se estiman en cifras millonarias. Los ecosistemas de pantanos, con una variada población animal y vegetal se vieron muy perjudicados perjudicados; especies como el manatí, fueron las más afectadas. Además, también afectó sustancialmente al sector turístico de playas de Florida y Cuba.

Columna de humo tras la explosión de la Deepwater Horizon.