Foto: Eli Duke
Foto: Eli Duke

El desierto más grande de la Tierra

Antes de descubrir cuál es el desierto más grande de nuestro Planeta, hace falta definir qué es un desierto.

Un desierto es un paisaje o región que recibe muy poca precipitación – menos de 250 milímetros de lluvia por año. Aproximadamente 1/3 de la superficie terrestre de la Tierra es un desierto. Los desiertos se producen en todos los continentes de la Tierra y pueden ser de diferentes tipos, desde fríos o costeros a tropicales o subtropicales.

En términos de tamaño, el desierto antártico es el desierto más grande de la Tierra, con un total de 13,8 millones de kilómetros cuadrados. La Antártida es el continente más frío, más ventoso y aislado de la Tierra, y es considerado un desierto porque su precipitación anual puede ser inferior a 51 milímetros.

La Antártida está cubierta por una capa de hielo permanente que contiene el 90% del agua dulce de la Tierra. Sólo el 2% del continente no está cubierto por el hielo, y esta zona está estrictamente a lo largo de las costas, donde toda la vida que se asocia con la masa terrestre (pingüinos, focas y varias especies de aves) residen. El otro 98% de la Antártida está cubierta por hielo que tiene un promedio de 1,6 km de espesor.

No hay residentes humanos, pero entre 1000 y 5000 investigadores habitan en las estaciones de investigación diseminadas por todo el continente – la más grande es la Estación McMurdo, ubicada en la punta de la Isla Ross. Más allá de una gama limitada de mamíferos, sólo ciertas especies de ácaros, algas y vegetación de tundra adaptadas al frío pueden sobrevivir allí.

A pesar de tener muy poca precipitación, la Antártida todavía experimenta enormes tormentas de viento. Al igual que las tormentas de arena en el desierto, los fuertes vientos recogen la nieve y se convierten en tormentas de nieve. Estas tormentas pueden alcanzar velocidades de hasta 320 km por hora y son una de las razones por las que el continente es tan frío.

De hecho, la temperatura más fría jamás registrada fue tomada en la estación soviética Vostok en la meseta antártica. Usando mediciones en tierra, la temperatura alcanzó un mínimo histórico de -89,2 °C el 21 de julio de 1983. El análisis de datos de satélite indicó una temperatura probable de alrededor de -93,2 °C, también en la Antártida, el 10 de agosto de 2010. Sin embargo, esta lectura no fue confirmada.