Limón Para El Constipado
Foto: David Santaolalla

Jengibre y limón para el constipado

Todos hemos sufrido el típico constipado invernal, pero a veces, dudamos en la forma de combatirlo. Aquí os daremos una receta mágica que os ayudará a superar esos molestos constipados.

Jengibre y limón para el constipado

El jengibre es una planta de la familia de las zingiberáceas, cuya raíz es muy apreciada por su aroma y su ligero sabor picante, además de por sus increíbles propiedades tanto nutricionales como medicinales. El tamaño de esta planta puede alcanzar los 2 metros de altura, con hojas de hasta 20 cm.

En recetas culinarias se puede emplear sobre todo como acompañante de carnes de cordero o mariscos, ya que estos alimentos tienen un sabor muy fuerte y el jengibre ayuda a disimularlo. Si hablamos de sus propiedades medicinales y beneficiosas, son innumerables. La mejor forma de disfrutar el jengibre es mediante un proceso de decocción con agua, y si a esta receta le añades jugo de limón es una perfecta solución para los catarros, resfriados o gripes.

Beneficios del jengibre con limón

  1. Perfecto en caso de resfriado o catarro. Este jugo nos ayuda con la congestión nasal, con la irritación de garganta y además suprime los escalofríos propios de estas afecciones.
  2.  Excelente digestivo. El jengibre es un maravilloso digestivo ya que estimula el páncreas aumentando la producción de enzimas que favorecen la digestión.
  3. Alivia nauseas. El jengibre es muy útil para aliviar las ganas de vomitar y muy eficaz contra los vómitos producidos por la quimioterapia.
    Además, también es muy útil para cualquier tipo de viajes, ya sea en avión o en coche, para aquellas personas que sufren mareos o malestar. En este caso el jugo debe tomarse 2 horas antes del viaje.
  4. Desintoxicante y depurativo. El jengibre es un excelente depurativo de nuestro organismo, nos ayuda a eliminar y desintoxicar nuestro organismo, sobre todo, es un excelente depurador del hígado.

¿Cómo preparar este remedio?

Realmente es muy sencillo de preparar. Pones en un cazo dos tazas de agua y dejas hervir. Cuando llegue el punto de ebullición, añades la raíz del jengibre bien rallada, después dejas hervir 3 minutos. Pasados los 2 minutos, apagas el fuego, tapas el cazo y dejas reposar 10 minutos.
Pasado este tiempo, parte un limón por la mitad y exprímelo. Después añade 3 cucharadas de limón al cazo y una cucharada de miel.