3285 8 Copy

La gran erupción del volcán Krakatoa

El volcán Krakatoa estaba situado en el continente asiático, entre Java y Sumatra (Indonesia). En mayo de 1883, empezó una serie de erupciones que continuaron hasta agosto desde mismo año, cuando el volcán Krakatoa entró en su fase máxima de erupción produciendo una nube de polvo y ceniza de más de 80 kilómetros de altura.

Expedición al volcán Krakatoa en 1883.

En la fase máxima de la erupción se produjo una explosión cataclísmica que destruyó la isla en pedazos. Esta explosión liberó unos 200 megatones (equivalente a más de 10 000 bombas de Hiroshima). La temperatura media del planeta disminuyó más de un grado y el sonido producido por la explosión pudo oírse a miles de kilómetros de distancia.

La explosión es para la Enciclopedia Británica el «mayor ruido de la historia». La explosión se escuchó en Australia, a unos 5 000 kilómetros de distancia del Krakatoa. A muchos habitantes de la zona de Java y Sumatra les estallaron los tímpanos por el gran estruendo de la explosión.

La gran erupción oscureció el cielo de todo el mundo durante varios años y produjo increíbles puestas de sol en todo el globo durante meses. El artista William Ashcroft hizo miles de pinturas de atardeceres anaranjados por todo el mundo en los años posteriores de la erupción del Krakatoa.

Esbozo de William Ashcroft.

Tras la gran explosión y al hacer saltar por los aires casi toda la isla, se formó una impresionante ola de más de 40 metros de altura que arrasó absolutamente todo en un área de 80 000 km.

Tras destruir más de 290 ciudades y haber causado la muerte a más de 35 000 personas, la ola decreció, pero aún tuvo fuerza para continuar su viaje por todo el océano Índico, doblar el cabo de Buena Esperanza y llegar hasta Francia.