4049793494 C6669b7f45 O

¿Por qué se sincroniza la menstruación de las mujeres?

La convivencia con otra persona, sea durante la universidad, voluntariado o por extensas horas de trabajo, influye de muchas maneras a todas las personas.

Muchas mujeres experimentan la sincronización en sus períodos menstruales, no obstante, ¿Qué tan cierto es esto?

A principios de la década de los 70s, la psicóloga Martha McClintock se interesó al respecto y publicó un estudio sobre las bases fisiológicas y los hechos fácticos que acondicionan este fenómeno. Debido a su esfuerzo la sincronización menstrual también se conoce como el Efecto McClintock. Su proyecto de investigación se basó en la experiencia de 135 mujeres que convivían en una residencia universitaria.  Notó inmediatamente que los ciclos comenzaban a sincronizarse durante los 4 primeros meses y que al cabo de 7 meses la sincronización ya era completa.

McClintock propuso que este cambio no solo se debía a una sincronización hormonal, reconoció que su origen se debía a unas sustancias conocidas como feromonas. Estos compuestos volátiles son exudados por todos los seres vivos mediante la piel, con la finalidad de provocar reacciones involuntarias en determinados elementos en el entorno, y en especial, en individuos de la misma especie.

Este tipo de sustancias y su especificidad, tanto expresiva como receptiva e involuntaria, determina que nos sintamos más atraídos o menos por alguien simplemente por las feromonas que desprende o las que nuestro organismo detecta. En el caso de las mujeres que conviven juntas, las feromonas condicionan su nivel de empatía entre ellas. Siendo más específicos a nuestro caso, consiguen que se regule sus ciclos menstruales de tal modo que los hace coincidir.

McClintock propone que las feromonas podrían influir de forma directa sobre la concentración de la hormona responsable de la ovulación, la hormona luteinizante (LH).

  1. Las feromonas producidas antes de la ovulación (días 10-13) en las mujeres, acortarían el ciclo ovárico de las demás gracias a la aceleración del pico preovulatorio (Concentración máxima de la hormona LH).
  2. Las feromonas producidas justo en la ovulación (días 14-15), de forma contraria, alargarían el ciclo menstrual de las demás mujeres. (Debido al retraso del pico preovulatorio de la hormona leutinizante)

Sin embargo, la feromonas, e incluso su existencia, son aún un tema de debate en la comunidad médica y científica. Lo que McClintock expondría en su hipótesis visionaria implicaría que el cuerpo humano libera estas sustancias con la intención de sincronizar el ciclo hormonal que domina la menstruación de aquellas mejores amigas íntimas que pasan interminables horas juntas.