Foto: Niccolò Ubalducci

El avistamiento de tornados es algo relativamente habitual en muchos estados de los Estados Unidos. La mayoría de ellos no causan graves consecuencias, pero algunos son capaces de destruir poblaciones enteras. Es el caso del tornado ‘Triestatal’ (1925), que causó la muerte de 695 personas, convirtiéndose en el tornado más mortífero de la historia.



COMENTAR

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí