7 curiosidades de los caracoles realmente sorprendentes

Un caracol es, en términos generales, un molusco gasterópodo. El nombre caracol se aplica más a menudo a los caracoles terrestres. Sin embargo, el nombre común caracol también se utiliza para la mayoría de los miembros de la clase de moluscos gasterópodos que tienen una concha enrollada.

Cuando la palabra caracol se utiliza en sentido más general, incluye no sólo caracoles terrestres, sino también numerosas especies de caracoles de mar y caracoles de agua dulce. Los gasterópodos que carecen de caparazón, o sólo tienen un caparazón interno, se llaman generalmente babosas.

Curiosidades de los caracoles

1º Los huevos de caracol se comen en muchas partes del mundo.

A estos se les conoce como el “caviar blanco”. De media, cada caracol pone entre 80 y 150 huevos de unos cuatro milímetros, un tamaño considerable si se tiene en cuenta la dimensión del molusco.

2º Los caracoles no cambian de concha al crecer. En vez de eso, el caparazón crece junto a ellos.

3º El tamaño de la concha refleja su edad. Cuanto mayor es la concha, más viejo es el caracol.

4º La velocidad media de los caracoles es de un metro por hora.

Aunque depende de la especie, pues el caracol común de jardín, el más rápido de los caracoles, puede llegar a una velocidad de 50 metros/hora.

5º Los caracoles poseen corazón, hígado, pulmón y riñón.

La mayoría de estos órganos se encuentran bajo la concha. Pisar levemente un caracol puede significar su muerte instantánea.

6º Los caracoles aprovechan la lluvia para desplazarse con mayor facilidad y así poder alimentarse.

Odian los climas secos y poco húmedos.

7º Los caracoles no mastican los alimentos.

Estos poseen en la boca una estructura llamada rádula, compuesta por miles de dentículos que les sirven para raspar el moho de la superficie.

Relacionado

¿Qué opinas?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último