La misteriosa aparición de Christopher Chandler

-

En ocasiones, la realidad supera a la ficción y nos deja historias realmente difíciles de creer. Historias que nadie medianamente objetivo y realista podría creer ciertas —pero que lo son—. La historia de Christopher Chandler es una de ellas.

Ahora, viajemos hasta el condado de Surrey (Inglaterra), donde empieza esta extraña pero real historia.

El 11 de diciembre de 2002, aproximadamente a las 7:20 p.m., los conductores de la A3 —en el condado de Surrey— comenzaron a informar sobre un accidente en el que un automóvil se había desviado de la carretera con los faros encendidos e introducido por un terraplén boscoso de uno de los lados de la carretera de Burpham.

La policía llegó y buscó desesperadamente el coche, pero no encontró nada, ni el coche, ni el conductor de este, ni restos de él. El bosque era frondoso; y en aquella zona no parecía que nada hubiera sucedido, mucho menos que un coche se hubiera accidentado.

Entonces, sucedió todo: encontraron un coche marrón —concretamente un Vauxhall Astra—, en lo profundo del bosque, con el morro hacia abajo, la puerta del conductor destrozada y allí, no lejos del coche, estaba el esqueleto del conductor. Lo realmente increíble es que ese coche no se había estrellado esa noche, sino que, de hecho, se había estrellado, según un análisis policial posterior, casi cinco meses antes, en julio de 2002. El conductor era un hombre de 20 años, Christopher Chandler.

El señor Chandler fue visto vivo por última vez bebiendo con unos amigos en Hounslow, al oeste de Londres. Nadie sabía que se había dirigido hacia Surrey y su hermano, de hecho, denunció su desaparición, pero la policía nunca le encontró. El coche y el cuerpo de Chandler fueron encontrados después de que los conductores de la A3 informaran cómo un coche con las luces encendidas se había estrellado contra el bosque en el lugar exacto donde el coche de Chandler fue encontrado más tarde. Su cuerpo fue encontrado fuera del coche, y la policía especula que había sufrido heridas graves y se había arrastrado hasta salir por la puerta del copiloto, muriendo en su intento de subir por el escarpado terraplén para conseguir ayuda.

Los registros de su teléfono muestran una última llamada, a su hermano, que duró menos de un segundo, probablemente ni siquiera el tiempo suficiente para comenzar la comunicación. La policía, aún hoy, no sabe si la llamada se hizo antes o después de su muerte.

Entonces, ¿Qué pasó realmente en esa carretera? ¿Qué vieron aquellos conductores de la A3? El hecho es que las llamadas de aquellos conductores hicieron que la policía encontrase los restos de un coche desconocido y el cuerpo de una persona que había estado desaparecida durante cinco meses.

Así informó de la noticia el diario inglés The Telegraph en 2003.

¿Qué opinas?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos