¿Por qué es tan famosa la Mona Lisa?
¿

Cinco siglos después de que Leonardo da Vinci pintara la Mona Lisa (1503-19), el retrato cuelga tras un cristal blindado en el Museo del Louvre y atrae a miles de espectadores cada día. Es el cuadro más famoso del mundo y, sin embargo, cuando los espectadores consiguen ver la obra de cerca, lo más probable es que se queden desconcertados ante el pequeño y tenue retrato de una mujer corriente. Va vestida modestamente con un velo traslúcido, túnica oscura y sin joyas. Se ha hablado mucho de su sonrisa y su mirada, pero el espectador se preguntará a qué viene tanto alboroto. Junto con los misterios de la identidad de la modelo y su enigmática mirada, la razón de la popularidad de la obra es uno de sus muchos enigmas. Aunque muchas teorías han intentado señalar una razón para la celebridad de la obra de arte, los argumentos más convincentes insisten en que no existe una única explicación. La fama de la Gioconda es el resultado de muchas circunstancias fortuitas combinadas con el atractivo inherente al cuadro.

No cabe duda de que la Gioconda es un cuadro muy bueno. Era muy apreciada incluso cuando Leonardo trabajaba en ella, y sus contemporáneos copiaron la entonces novedosa pose de tres cuartos. El escritor Giorgio Vasari alabó más tarde la habilidad de Leonardo para imitar fielmente la naturaleza. De hecho, la Gioconda es un retrato muy realista. El rostro suavemente escultural de la modelo muestra el hábil manejo del sfumato por parte de Leonardo, una técnica artística que utiliza sutiles gradaciones de luz y sombra para modelar la forma El velo delicadamente pintado, los mechones finamente labrados y la cuidadosa representación de la tela doblada revelan las estudiadas observaciones y la inagotable paciencia de Leonardo. Y, aunque la mirada fija y la sonrisa contenida de la modelo no se consideraron misteriosas hasta el siglo XIX, los espectadores de hoy pueden apreciar su expresión equívoca.

Sin embargo, muchos estudiosos señalan que la excelente calidad de la Mona Lisa no bastó por sí sola para convertir el cuadro en una celebridad. Al fin y al cabo, hay muchos cuadros buenos. Los acontecimientos externos también contribuyeron a la fama de la obra. El hecho de que el Louvre, uno de los museos más visitados del mundo, sea el lugar de residencia del cuadro, es una circunstancia fortuita que ha contribuido a la fama de la obra. Llegó al Louvre por un camino tortuoso que comenzó con Francisco I, rey de Francia, en cuya corte Leonardo pasó los últimos años de su vida. El cuadro pasó a formar parte de la colección real y, durante siglos, el retrato estuvo recluido en palacios franceses hasta que la Revolución reclamó la colección real como propiedad del pueblo. Tras una temporada en el dormitorio de Napoleón, la Gioconda se instaló en el Museo del Louvre a principios del siglo XIX. A medida que aumentaba el mecenazgo del Louvre, también lo hacía el reconocimiento de la pintura.

Foto: The Free Birds

La identidad del retratado pronto se hizo más intrigante. Aunque muchos estudiosos creen que el cuadro representa a Lisa Gherardini, esposa del mercader florentino Francesco del Giocondo, no hay constancia de ningún encargo de Francesco, y la modelo nunca ha sido identificada de forma concluyente. La identidad desconocida ha prestado la figura a cualquier caracterización que se haya querido hacer de ella. Durante la época romántica del siglo XIX, la sencilla ama de casa florentina que pudo haber sido retratada se transformó en una misteriosa seductora. El escritor francés Théophile Gautier la describió como un «ser extraño… su mirada promete placeres desconocidos», mientras que otros hablaron de sus labios pérfidos y su sonrisa encantadora. El escritor inglés Walter Pater llegó a calificarla de vampiresa que «ha estado muerta muchas veces y ha aprendido los secretos de la tumba». El aire de misterio que llegó a rodear a la Gioconda en el siglo XIX sigue definiendo el cuadro y suscitando especulaciones.

El siglo XIX también mitificó a Leonardo como genio. Durante los siglos posteriores a su muerte, fue bien considerado, pero no más que sus estimados contemporáneos Miguel Ángel y Rafael. Sin embargo, algunos estudiosos han observado que, a medida que crecía el interés por el Renacimiento en el siglo XIX, Leonardo pasó a ser considerado popularmente no sólo como un pintor muy bueno, sino también como un gran científico e inventor cuyos diseños prefiguraban inventos contemporáneos. Muchas de sus supuestas invenciones se desmintieron más tarde, y sus contribuciones a la ciencia y la arquitectura pasaron a considerarse pequeñas, pero el mito de Leonardo como genio ha continuado hasta bien entrado el siglo XXI, contribuyendo a la popularidad de la Gioconda.

Los escritores del siglo XIX despertaron el interés por la Mona Lisa, pero el robo del cuadro en 1911 y el consiguiente frenesí mediático atrajeron la atención mundial. Cuando el 22 de agosto de ese año se conoció la noticia del crimen, causó una sensación inmediata. La gente acudió en masa al Louvre para contemplar el espacio vacío donde antes había colgado el cuadro, el director de pintura del museo dimitió, los periódicos se llenaron de acusaciones de engaño e incluso se detuvo a Pablo Picasso como sospechoso. Dos años más tarde, el cuadro fue encontrado en Italia después de que un marchante de arte de Florencia alertara a las autoridades locales de que un hombre se había puesto en contacto con él para venderlo. Se trataba de Vincenzo Peruggia, un inmigrante italiano en Francia que había trabajado brevemente en el Louvre colocando cristales en varios cuadros, entre ellos la Mona Lisa. Él y otros dos trabajadores arrancaron el retrato de la pared, se escondieron con él en un armario durante la noche y huyeron con él por la mañana. Incapaz de vender el cuadro debido a la atención mediática, Peruggia lo escondió en el falso fondo de un baúl hasta su captura. Fue juzgado, condenado y encarcelado por el robo mientras el cuadro recorría Italia antes de su regreso triunfal al Louvre. Para entonces, muchos franceses habían llegado a considerar la obra como un tesoro nacional que habían perdido y recuperado.

Sin duda, la Mona Lisa se hizo más famosa después del robo, pero la Primera Guerra Mundial pronto acaparó gran parte de la atención mundial. Algunos estudiosos sostienen que la desfiguración lúdica de una reproducción de una postal por Marcel Duchamp en 1919 devolvió la atención a la Gioconda e inició una tendencia que convertiría el cuadro en uno de los más conocidos del mundo. Aquel acto de irreverencia provocó un pequeño escándalo, y otros artistas astutos reconocieron que un gag así les llamaría la atención. Durante décadas, otros artistas, sobre todo Andy Warhol, siguieron su ejemplo. A medida que los artistas distorsionaban, desfiguraban y jugaban con reproducciones de la Mona Lisa, caricaturistas y publicistas la exageraban aún más. A lo largo de las décadas, a medida que la tecnología mejoraba, el cuadro se reprodujo sin cesar, a veces manipulado y otras no, de modo que el rostro de la modelo se convirtió en uno de los más conocidos del mundo, incluso para quienes tenían poco interés por el arte.

Caricatura de la Mona Lisa de Marcel Duchamp.

Una gira del cuadro a Estados Unidos en 1963 y a Japón en 1974 lo elevó a la categoría de celebridad. La Mona Lisa viajó a Estados Unidos nada menos que en un camarote de primera clase de un transatlántico y atrajo a unas 40 000 personas al día al Museo Metropolitano de Nueva York y a la Galería Nacional de Arte de Washington, D.C., durante las seis semanas que duró la estancia del retrato. Diez años más tarde, el retrato fue recibido en Japón por grandes multitudes. Además, a medida que los viajes se han ido haciendo más asequibles desde finales del siglo XX, cada vez más personas han podido visitar París y presencias la obra, lo que ha contribuido a las incontenibles multitudes de hoy en día.

Aunque no cabe duda de que la Mona Lisa es una obra de arte, su celebridad no se debe a una sola razón. Más bien son cientos de circunstancias —desde su llegada fortuita al Louvre hasta la mitificación del siglo XIX, pasando por las infinitas reproducciones de los siglos XX y XXI— las que, junto con el atractivo inherente a la pintura, han hecho de ella el cuadro más famoso del mundo.

spot_img

More from this stream

Recomended