El parque de atracciones más antiguo del mundo

El ocio siempre ha sido una parte vital de la sociedad. De hecho, en la Edad Media ya existían ferias donde se congregaba la población para realizar diferentes celebraciones. Posteriormente, las culturas venideras fueron perfeccionando y diversificando el modo de diversión de la población hasta hacerlo un pilar social, pero también económico.

A diferencia de las ferias, los parques de atracciones tienen una localización fija.

Si existe un claro ejemplo de ocio y entretenimiento, esos son los parques de atracciones. Los parques de atracciones no deben confundirse con los parques temáticos, pues estos últimos son concebidos para abordar uno o más temas específicos y todas o gran parte de sus atracciones se basan en el tema principal del parque.

Durante los siglos XVIII y XIX, la creación de zonas de entretenimiento fueron extendiéndose por gran parte de Europa: puestos de animales, malabarismos o trucos de magia eran algunas de las actividades que comenzaron a verse por el continente.

Pero no fue hasta el año 1583, cuando se desarrolló el primer parque de atracciones. Dyrehavsbakken —popularmente conocido como Bakken («La Colina» en español)— es el parque de atracciones en uso más antiguo del mundo. Situado en el suburbio de Kampenborg, al norte de la ciudad danesa de Copenhague, se originó a raíz del descubrimiento de un manantial natural, situado en un gran parque forestal. Los residentes de Copenhague se sintieron atraídos por el agua del manantial debido a la mala calidad del agua en el centro de Copenhague en aquella época.

Muchos creían que el manantial natural tenía propiedades curativas, y por este motivo el descubrimiento del lugar atrajo a grandes multitudes, especialmente en primavera. A su  vez, las masas atrajeron a artistas y vendedores ambulantes, cuya presencia es el origen del parque de atracciones de hoy en día.

Una de las atracciones de Bakken. (Foto: Michael Button)
Foto: Studio Sarah Lou

En la actualidad, el parque tiene una extensión de 75 mil kilómetros cuadrados y más de 30 atracciones. Es además uno de los centros turísticos de la región y el segundo parque de atracciones más visitado de Dinamarca después del los Jardines Tivoli.

Relacionado

¿Qué opinas?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo último